Café de Tercera Alternativa

Físicas Espirituales -- un artículo mensual

Viviendo la Paz

Internacional

Los menonitas creemos que somos llamados a respetar y obedecer a los líderes de los países en los que vivimos pero que como discípulos de Jesús tenemos una lealtad mayor hacia Dios. El dar la lealtad a algo que no es la nación en la que se vive, o en la que se es ciudadano cambia la manera en que uno vive.

Cuando Jesús dice, "amad a vuestros enemigos," (Mateo 5:43-44), el nos dice claramente que amemos incluso a aquellos a los cuáles nuestro gobierno considera enemigos. Sigue el enlace para leer Mateo 5. Los menonitas han interpretado esto como algo que les impide tomar parte de manera alguna en acciones militares contra otro país. Para pelear en una guerra se tiene que odiar al enemigo, o al menos querer que estos sean vencidos. Por lo tanto los menonitas escogen oponerse a todas las guerras por razones de conciencia. (Estudiaremos las guerras del Antiguo Testamento y el concepto de la guerra justa).

"Lanzas de Hierro y metal dejamos a aquellos que consideran que la sangre humana y la de los cerdos vale lo mismo. Aquél que es sabio que juzgue a lo que me refiero."
-Menno Simons, 1539, antiguo líder Anabaptista

Uno de los mejores ejemplos de la negación de Jesús al uso de armas y al contraataque es aquel cuando Pedro, su discípulo, corta la oreja de una de las personas que venían a arrestar a Jesús. Jesús le dijo firmemente a Pedro, "pon tu espada en su lugar!" y sanó la oreja.(Juan 18:11). Siga el enlace para leer Juan 18.

La misma noche cuando Jesús apareció ante el gobernador Pilato, el afirmó, "Mi reino no es de este mundo; si mi reino fuera de este mundo, mis servidores pelearían para que yo no fuera entregado a los judíos." Juan 18:36.

A través de la palabra y el ejemplo Jesús nos muestra que la mejor manera de vivir es en paz con todas las personas alrededor del mundo. El mostró compasión por un grupo de personas que su propia gente odiaba, los samaritanos. Una versión de Juan 4:9 dice, "...Judíos y samaritanos no se tratan entre sí." Otras versiones dicen que los judíos no usaban las mismas copas y tazones que los samaritanos.

Los judíos de entonces esperaban a un líder militar terrenal que les pudiera liberar de sus opresores. Si hay alguien que merece usar la fuerza, son aquellos que viven bajo un régimen opresivo. Pero Jesús , su familia, amigos y colegas profesionales vivían y trabajaban bajo el régimen opresivo de lo romanos. Y Jesús no los lideró en una revolución física sino una espiritual hacia un camino nuevo, una revolución pacífica que comienza con vidas cambiadas y afecta comunidades, naciones y al mundo.

"Dios les llama a destruir sus máquinas de guerra, a dejar sus ocupaciones violentas y a encontrar su seguridad solamente en Dios... Muchos cristianos dicen que debemos pelear para defender la libertad que tenemos y que nos permite adorar a Dios, pero Jesús nunca prometió esa ni ninguna otra libertad política. Jesucristo es nuestra libertad!"
-Duane Beachy, escritor menonita, en Faith in a Nuclear Age.

La mayoría de los menonitas creen que participar en cualquier area de una maquinaria bélica es opuesto a la vida que Cristo quiere que vivamos. Nosotros creemos que a pesar de que hay grandes diferencias entre países, pueblos y grupos étnicos, es mejor resolver los problemas a través de mediación, reconciliación y perdón. El camino del hacedor de paz tal vez sea idealista. La gente dice " La paz no dura." Pero la guerra raramente resuelve algo permanentemente - excepto permanentemente matando a hombres, mujeres, niños y niñas.

El hecho de que los menonitas no participen en actos violentos y en guerras, no significa que no están activamente trabajando a favor de la justicia. Jesús nos llama a más que mera pasividad, nos llama a la resistencia - resistencia, sin violencia. Como lo pone Walter Wink, a todos los oprimidos Jesús les estaba diciendo que no se sometan al poder de la opresión, pero que tampoco usen violencia contra sus opresores. " Sino, encuentren el tercer camino, que no es ni la sumisión, ni asalto, ni escape, ni pelea, un camino que puede asegurar su dignidad humana y que comienza a cambiar la fórmula del poder. ...Jesús no aboga simplemente a favor de la no-violencia meramente como una técnica para engañar al enemigo, sino como un método de oposición al enemigo, tal que deja abierta la posibilidad que el enemigo también sea justificado. Las dos partes deben ganar. Somos llamados a orar por la transformación de nuestros enemigos y a responder al maltrato con amor que no es solamente piadoso sino también proviene de Dios." (The Powers That Be, p.110)

"Así que cuando por vez primera conocí a cristianos pacifistas, fue un gran choque para mí. Dieron vuelta a mi mundo. Dijeron que no pelearon sino obedecieron a Dios. Habían sido críticos de su propio gobierno y habían orado por los japoneses durante la guerra. Escamas cayeron de mis ojos y finalmente pude ver la obra de Cristo."
-Yorifumi Yaguchi, pastor Japonés, poeta profesor

Alrededor del mundo, los menonitas quieren servir a los oprimidos y caminar con ellos en busca de justicia, esperanza y reconciliación en sus propias culturas. Esto frecuentemente significa tomar riesgos, pues aquellos en posiciones de poder raramente se despojan del poder sin que hagan pagar un precio.

"Los que se oponen a la resistencia no tienen lindas y profundas soluciones para preguntas complejas sobre tensiones internas y relaciones internacionales. Por esa razón deben ser humildes."
-J.C. Wenger, historiador y maestro menonita

 


 

 
El costo de la consciencia
 
   
Richard Ross fue pastor de la iglesia menonita de Smithville, Ohio. Aquí está su historia. En 1941, cuando los EE.UU. entraron en la Segunda Guerra Mundial yo estaba trabajando de maquinista en la Corporación Westinghouse en Lima, Ohio ganando $120 a $130 por semana. | Lea esta historia ...

 
Los menonitas y el ejército
 
   
Glen Guyton se había graduado en la academia de las fuerzas aéreas de los EE.UU. y había sido asignado a la base Langley en Hampton, Virginia. Allí conoció a Cindy, una sargento, mientras hacía ejercicio en el gimnasio. Cuando le preguntaba sobre la vida nocturna y entretenimientos locales ella le invitó a la Iglesia Comunidad del Calvario, una gran iglesia menonita predominantemente afroamericana en Hampton. Glen , quién había sido criado en la iglesia presbiteriana y nunca había escuchado de los menonitas, fue con ella. | Lea esta historia ...


Pagina Previa:
<<·Vecindario|
Proxima Pagina:
|·Religiosa>>

Portada | Para apoyar esta pagina (Ingls)
© Menonitas.net, 2018